Compartir

Con un radical giro en la posición que había mantenido hasta ahora la Fiscalía y en medio del escándalo que ha rodeado al fiscal Néstor Humberto Martínez tras la muerte en extrañas circunstancias de Pizano, el ‘controller’ de la concesionaria Ruta del Sol, el ente acusador ha decidido no continuar con la medida de aseguramiento a Luis Fernando Andrade, el exdirector de la ANI, con quien hasta ahora se veía una especie de saña de parte de la Fiscalía tal y como lo ha hecho con la familia Solarte y especialmente con Paola a quien le concedió la semana pasada la detención domiciliaria después de siete meses de encierro en el Buen Pastor.

El ex director de la ANI, Luis Fernando Andrade, llegó a una audiencia para definir la medida de aseguramiento que lo cobija desde hace un año, pero la Fiscalía ha cambiado su decisión y se abstuvo de pedir dicha prórroga, con un argumento que resulta por lo menos peregrino según el cual con la medida contra Andrade ya se había cumplido el objetivo, el cual era garantizar que el exfuncionario no interviniera en la investigación del caso Odebrecht.

Esta medida coincide de alguna manera con la decisión de la Fiscalía de suspender la detención intramuros de Paola Solarte, la hija del constructor Carlos Solarte, quien está en casa por cárcel por motivos de salud y de edad. Hasta hace dos semanas en un acto deliberado e inhumano no se había considerado la prisión domiciliaria de la joven madre cabeza de familia y todo indicaba que existía un proceso de ablandamiento con el fin de que aceptara y preacuerdo en donde se declarara culpable de los delitos de cohecho y de peculado, lo cual al parecer le daba una especie de medalla en el caso de Odebrecht.

En el comunicado de la Fiscalía se lee que: “El ente acusador considera que la decisión tomada por el juez de control de garantías, el 04 de diciembre de 2017, ya cumplió su objetivo y los elementos materiales probatorios están a salvo, toda vez que en su momento se buscaba que Andrade no obstruyera el proceso o manipulara el conjunto de pruebas que tiene la Fiscalía, riesgo que desapareció porque ya fueron descubiertas”. Pero a todas luces es una medida porque no se cumplió con el objetivo que Andrade se declarara culpable como la medida contra Paola Solarte se tomó porque no se logró que se declarara culpable.

Andrade es investigado por la adición del contrato de concesión Ruta del sol fase II (Ocaña – Gamarra), en la que al parecer hubo pago de coimas por parte de la empresa brasileña Odebrecht y que se realizó cuando Andrade era presidente de la ANI.

En la audiencia de imputación la Fiscalía acusó a Andrade de varios delitos que van desde interés indebido en la celebración de contratos, en calidad de autor; ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios, como coautor; y falso testimonio en calidad de determinador. Ahora después de que el fiscal Néstor Humberto Martínez asegurara en el Senado de la República que Andrade se reunía con el senador Gustavo Petro para conspirar en su contra y acusarlo de ejercer una persecución y que según sus investigaciones en el barrio Rosales de Bogotá todos sabían de las visitas de Petro, sin embargo esto lo interpretaron los involucrados como si les estuvieran haciendo inteligencia y seguimientos de manera ilegal.

Después de la muerte del ingeniero Jorge Pizano, Luis Andrade dijo que en el edificio que está al otro lado de la calle detectaron antenas para ser escuchados y que habían visto en la terraza un dron que les tomaba fotografías. Y que a varias personas cercanas las habían llamado para decirles que sabían que lo han visitado y que dejen de ir a su casa.
Ahora en un nuevo intento de someter a los Solarte llevarán a su hija Paola a una nueva audiencia de preacuerdo para que confiese que si hubo delitos en la gestión del gerente del Acueducto Pizano quien no podrá defenderse.

La entrada Nuevos vientos en la Fiscalía se publicó primero en Noticias Manizales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here