1.322 accidentes ocurrieron por desobediencia de señales en Bucaramanga

Las ‘imprudencias al volante’ estuvieron a la orden del día en Bucaramanga durante 2017. Tanto que desobedecer las señales viales, en el 35% de los casos, fue la primera causa de accidentalidad en nuestra ciudad.

La hipótesis la entregó a esta redacción Germán Torres Prieto, director de Tránsito de la capital santandereana.

El funcionario recordó que 1.322 colisiones viales, de las 3.807 sucedidas en 2017, se originaron por algún tipo de imprudencia de quienes iban manejando.

Excusas absurdas

Para Torres Prieto, “los conductores siempre tienen una excusa absurda para desobedecer las normas del Código Vial”.

“Tengo afán”, “Es solo un momento”, “Alcanzo a pasar”, “fue solo un trago” y “los carros son para correr”, son solo algunas de ellas.

“Es una pena que esto ocurra, pues el manejar mal, ellos pueden provocar hasta la muerte”, añadió.

Recordó que la multa por no respetar las señales va de uno hasta 10 salarios mínimos vigentes.

Y aunque cada año se hacen todos los esfuerzos posibles para que las personas tomen conciencia de la importancia de una conducción segura, las calles de Bucaramanga siguen presenciando tragedias que pudieron evitarse con prudencia y respeto por las normas viales.

En segundo orden, la accidentalidad se dio por la impericia al volante, con 657 casos.

“Muchas personas se aventuran a manejar un vehículo sin las indicaciones adecuadas para hacerlo, sin pensar que pueden participar en accidentes que ocasionan desde daños en los vehículos hasta la muerte. No saber manejar correctamente un vehículo es un riesgo alto de accidentes de tránsito en la ciudad y en todo el mundo”, dijo el directivo.

Mientras tanto, la tercera causa de accidentalidad fue la de no mantener la distancia de seguridad, con 478 casos.

Según el Código Nacional de Tránsito, la distancia que debe mantenerse entre un vehículo y otro es de mínimo cuatro metros.

No obstante, Torres Prieto explicó que aunque esto no se cumple porque aquí las vías son angostas, “los conductores deben guardar al menos dos metros de distancia.

Vale decir que del total de accidentes ocurridos el año pasado, 40 % incluyeron carros particulares; el 34%, motocicletas; y el 26% restante se dieron con otro tipo de medios de transporte tales como: bicicletas, buses, busetas o camiones.

VANGUARDIA