45 recolectores de la Emab terminaron su bachillerato en Bucaramanga

Durante su proceso formativo estas decenas de trabajadores realizaron sus labores académicas desde el Área de Operaciones de la misma compañía, en donde tenían acceso a internet y a las comodidades necesarias para estudiar.

“Nunca había hecho estudios, y cuando conocí esta oportunidad decidí hacerlo. Me siento muy alegre porque después de tantos años ahora soy bachiller. Esto ayuda a mi desarrollo personal”, expresó Sara González, operaria que a sus 50 años de edad logró su grado de bachillerato.

Con este tipo de gestiones y ayudas, la Emab busca fortalecer las bases educativas en su planta de trabajadores, para que además de la superación personal, se le pueda brindar un óptimo servicio a la comunidad.

VANGUARDIA