¿Aplicaría estas novedosas propuestas para reducir las basuras en Bucaramanga?

Claudia Patricia Pabón Pereira, docente santandereana de la Universidad Adolfo Ibáñez y directora del ecoparque Peñalolén en Santiago, Chile, propone cambiar los hábitos de consumo de los santandereanos para reducir la cifra de las aproximadas mil toneladas de basura que recibe a diario el relleno sanitario El Carrasco.

Según la experta, es necesario eliminar el modelo lineal de tomar los recursos, procesarlos, usarlos y enviarlos a los basureros.

“Ese esquema nos ha llevado al despilfarro de recursos, que se refleja en los indicadores negativos que tenemos en el planeta como el cambio climático, acidificación de los océanos, muerte de especies y fragmentación del paisaje…”, aseguró.

Para Pabón Pereira, un claro ejemplo de ese consumo exagerado son los Estados Unidos, donde el 99% de los productos llega a los rellenos sanitarios seis meses después de ser comprados.

¿Cómo mejorar la situación de El Carrasco?

Se estima que un bumangués produce a diario cerca de un kilogramo de residuos. “En 10 años esta cifra podría aumentar a 1,6 kilogramos. Está escalando muy rápido porque la clase media mundial está incrementando, lo que significa nuevos consumidores”, advierte Pabón.

Por esta razón, la docente señala que sería ideal considerar dos veces si realmente necesitamos los productos que planeamos comprar.

“Hay que pensar en tecnologías como en un segundo paso. Primero pensemos en reducir los desechos para aumentar la vida útil de El Carrasco. Se puede construir una planta de procesamiento de residuos, pero va a quedar pequeña a la vuelta de 10 años”.

Por ejemplo, Pabón Pereira aconseja adquirir productos que puedan ser desarmados para que sus partes sean reutilizadas y desarrollar procesos para sacarle provecho a lo que podría ser considerado basura.

“Residuos orgánicos podrían seguir circulando al transformarlos en abonos para la producción de alimentos de la región. Que los materiales con los que la ciudad es construida a la vuelta de 100 años no estén contaminando y engrosando los rellenos sanitarios”, puntualizó.

VANGUARDIA