En un operativo coordinado entre la Secretaría de Salud Municipal, Cdmb y Policía Ambiental, quedaron al descubierto dos inmuebles en el barrio la Esperanza en donde, de forma ilegal, se realizaba el sacrificio de aves para la posterior comercialización de su carne.

“Después de un seguimiento se logró desmantelar estos dos mataderos que operaban en la zona norte de la ciudad. También se hizo el decomiso de 1.300 pollos que fueron procesados en deficientes condiciones de higiene. Está establecido por parte del Invima que no podrá funcionar ninguna clase de establecimiento, llámese matadero, que no cumpla con los requisitos de ley y que esté debidamente certificado”, indicó Luis Niño, Coordinador de Saneamiento Básico del Municipio.

Las autoridades les recomiendan a los ciudadanos comprar sus alimentos en plazas de mercado y establecimientos de confianza, para así evitar posibles intoxicaciones.

VANGUARDIA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here