El Bosque, Porvenir y Chimitá, las zonas con más olores ofensivos en Bucaramanga y el área

La Ptar de Río Frío, el relleno sanitario El Carrasco y las industrias procesadoras de cárnicos que se ubican en el sector de Chimitá, son las tres principales fuentes de los olores ofensivos que permanentemente se perciben en la capital santandereana y su área.

Así lo comprobó el más reciente estudio realizado por el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB), autoridad ambiental que este año ha ejecutado intensos controles, sancionatorios y preventivos, en las diferentes empresas e industrias que operan en los cuatro municipios.

Las zonas más afectadas

Tras analizar las muestras que se tomaron en 5 diferentes zonas del área (El Porvenir, Nariño y Chimitá en Bucaramanga; Transversal El Bosque en Floridablanca; y Mirador de San Juan en Girón), el AMB evidenció que en tres de estos puntos de medición los límites de olores ofensivos permitidos por la norma se excedieron considerablemente.

Este análisis concluyó que El Bosque, próximo a Cañaveral, es el sector más afectado por hedores. Según el AMB, “en esta estación todas las concentraciones diarias de azufre total reducido (TRS) y Sulfuro de Hidrógeno (H2S) estuvieron por encima del límite normativo. Esta área se ve impactada por la emisión de sulfuro de hidrógeno de la planta de tratamiento de aguas residuales (Ptar) de Río Frío”.

La segunda zona más perjudicada por esta problemática es El Porvenir, “aunque en menor medida, también se presentaron excedencias a las normas de TRS y H2S. El 86% de los días medidos presentaron excedencias a la norma diaria de TRS y el 57% excedencias a la norma diaria de H2S. Según las mediciones meteorológicas la afectación en esta estación proviene tanto de la Ptar Río Frío como del relleno sanitario”, informó el Área Metropolitana.

La zona industrial de Chimitá se clasificó como el tercer sector del área en donde más se perciben olores ofensivos: “también registró incumplimiento de la norma diaria de los contaminantes TRS y H2S. Todas las concentraciones diarias excedieron el límite normativo de TRS y 69% excedieron la norma de H2S. Las altas concentraciones medidas en esta estación provienen de la dirección en la que se encuentran las plantas de procesamiento”, indicó el AMB en su informe”.

En lo que concierne a los otros dos puntos de medición, se identificó que: “en Girón, 33% de las concentraciones diarias excedieron el límite de TRS y no se presentaron excedencias de H2S. En Nariño no se presentaron incumplimientos normativos para ninguno de los contaminantes medidos”.

VANGUARDIA