Cangrejo tóxico invasor en Santander pone en peligro los ecosistemas y la salud de la zona

El cangrejo rojo, una especie invasora y peligrosa, ha sido confirmado en Santander por la CAS el 7 de junio. Su presencia genera preocupación debido a los daños que causa en los ecosistemas y su capacidad de transmitir enfermedades a los humanos.

En este artículo se exploran las vías de introducción, los riesgos asociados y las medidas recomendadas para hacerle frente.

Las autoridades han alertado sobre los graves impactos ambientales y los riesgos para la salud humana causados por el cangrejo rojo.

Durante una inspección en la represa La Pampa en el municipio de Villanueva, Santander, se encontraron “cangrejos rojos o langostillas”, una especie invasora y altamente peligrosa que carece de depredadores naturales.

La presencia de estos cangrejos fue confirmada por la Corporación Autónoma de Santander (CAS), luego de recibir reportes de la comunidad científica y los habitantes locales.

 

Este descubrimiento ha generado preocupación en la comunidad debido a los graves problemas que esta especie de crustáceo puede causar en el ecosistema.

Según las autoridades ambientales, los impactos negativos documentados incluyen la reducción de especies de plantas acuáticas, el deterioro de las orillas debido a las excavaciones para anidar, daños en sistemas de irrigación de cultivos, la extinción de especies propias de la región (tanto nativas como endémicas) y la transmisión de agentes infecciosos que pueden afectar tanto la salud humana como la de los animales, tanto silvestres como domésticos.

Ada Acevedo Alonso, bióloga especializada en el estudio de los cangrejos y miembro de la Comisión para la Supervivencia de las Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ha destacado que esta especie tiene una sorprendente capacidad de supervivencia, pudiendo resistir hasta dos días de caminata sin necesidad de agua.

Según la experta, los crustáceos tienen una alta capacidad reproductiva, con aproximadamente 200 a 500 huevos por fecundación, y las hembras pueden retener el esperma del macho durante seis meses.

Esto indica que su tasa de reproducción es bastante elevada.

Además, la bióloga ha señalado que la expansión del cangrejo rojo amenaza a algunas especies, ya que estos animales son depredadores agresivos que se alimentan de peces, alevinos de peces, ranas, renacuajos, insectos acuáticos y cangrejos nativos, los cuales son muy comunes en Santander.

Por último, se ha enfatizado la preocupación por la capacidad de estos cangrejos para transmitir un parásito pulmonar conocido como Paragonimosis.