Dos heridos dejó alud en un asentamiento humano

Momentos de pánico y zozobra vivieron ayer los habitantes del asentamiento humano El Páramo 5, localizado en la Transversal Oriental de Floridablanca, tras un deslizamiento de tierra que generó el colapso de una vivienda y dejó a dos personas heridas.

De acuerdo con los organismos de socorro, la emergencia se registró a las 1:10 de la madrugada de ayer, justo en el momento en el que caía un aguacero en la zona y la mayoría de vivientes dormían.

“Se vino el barranco y nos acabó la casita. Nosotros estábamos dormidos, pero claro está que yo soy una persona que no duerme cuando llueve y me pellizque. Tan pronto escuché que se movía la tierra tiré a mi esposa de un brazo y me vine para la cocina. Ahí todo se vino encima”, narró Juan de Jesús Acuña, damnificado del alud y familiar de los heridos.

Tras la emergencia, el Cuerpo de Bomberos de Floridablanca llegó al lugar de los hechos. Con equipos especiales, empezaron a remover la tierra hasta que rescataron al joven sepultado. Otra mujer que había quedado atrapada fue auxiliada por la comunidad.

“El muchacho quedó en un hueco y podía respirar, si no se mata. Gritábamos: ‘Popeye’…, ‘Popeye’, pero ya no respondía. Por fortuna llegó Bomberos, rompieron tablas y lo sacaron. A mi señora la saqué yo y entre varios trozamos con la macheta los palos. Ella sufrió heridas en una pierna”, relató Acuña.

Las víctimas fueron identificadas como Rosalba Rojas, de 51 años, y su hijo Jeisson Andrés Moreno Rojas, de 21 años, quienes fueron trasladadas en ambulancia al Hospital de Floridablanca.

Al cierre de esta edición tanto madre como hijo habían sido valorados por personal médico, que descartó alguna lesión de gravedad. Ambos fueron dados de alta durante la tarde de ayer.

“es una zona propensa a deslizamientos”

En diálogo con Vanguardia Liberal, María Lucía Higuera Pino, coordinadora de Gestión del Riesgo de Floridablanca, explicó que la situación se generó en una zona que siempre ha estado amenazada por los deslizamientos y además es un predio que está invadido.

“Hemos venido notificando al propietario del predio las acciones que debe tomar para evitar que sucedan estas cosas; asimismo, cuando hacemos control urbano impedimos junto con la Policía que se construyan más viviendas en la zona”, informó la funcionaria.

Sobre las causas que ocasionaron la emergencia, Higuera Pino dijo que “el sector no está construido de acuerdo a los parámetros de ley y no hay un buen manejo de aguas lluvias, las cuales se filtran y generan saturación que después provocan los deslizamientos”.

VANGUARDIA