La crisis por la falta de combustible en los estados fronterizos de Venezuela, además de agravar la emergencia humanitaria en el vecino país, está incidiendo en el consumo de la gasolina colombiana, al punto de encender las alarmas por una escasez inminente de los 10’500.000 galones de gasolina, asignados para Norte de Santander.

Por esta razón, el ministerio de Minas y Energía puso en marcha a partir de este fin de semana un esquema de aprovisionamiento para abastecer cerca de 3’000.000 de galones de este producto y diésel a regiones ubicadas en plena línea divisoria.

En Norte de Santander, cuyo gobernador, William Villamizar, encendió las alarmas sobre la baja en el cupo del hidrocarburo, la entidad del orden nacional autorizó desde el pasado 17 de mayo, la movilización del producto correspondiente a 420.000 galones diarios, equivalentes a 1.000 barriles por día, hasta finales de este mes.

“El ministerio de Minas y Energía adoptó una serie de medidas para garantizar las fuentes de abastecimiento y dar continuidad al servicio de combustibles líquidos en los departamentos ubicados en zonas de frontera, donde se presenta un incremento atípico de la demanda por la situación de desabastecimiento que se registra en Venezuela”, informó esta cartera del Gobierno en un comunicado de prensa.

Desde el 21 de mayo se autorizó el despacho de 1,1 millones de galones de gasolina y 966.000 galones de diésel, provenientes de Bucaramanga y Galapa (Atlántico) hacia plantas mayoristas de la capital nortesantandereana.

Ecopetrol se sumará a este procedimiento de suministro, con el descargue de 140.000 barriles de gasolina en algunos puertos de Barranquilla con destino principal hacia este departamento.

Por otro lado, el pasado 22 de mayo se aprobó un incremento de 426.000 galones para el cupo asignado de La Guajira.

La buena racha para las gasolineras de Cúcuta

Desde el cierre de frontera de 2015, las 37 estaciones de servicio de Cúcuta y su área metropolitana no experimentaban un repunte en ventas de estas dimensiones, que se evidencia en las filas de hasta tres manzanas apiladas de vehículos, a la espera de su turno para poder tanquear.

De acuerdo con la Asociación de Estaciones de Servicios de Norte de Santander (Asesnort), la buena racha se debe al desplome en la comercialización del combustible de contrabando del vecino país, que provoca una alta demanda del producto por parte de los cerca de 100.000 carros y motos del parque automotor de esta ciudad fronteriza.

“Lo que se sabe es que las estaciones de combustible de Táchira y demás estados fronterizos carecen del fluido. Al no haber combustible allá, el producto acá se vende con más fuerza. Entonces, esa gente que tanqueaba de manera informal en las calles, deben acudir ahora a las gasolineras formales”, indicó María Eugenia Martínez, directora de Asesnort.

Frente a este inusitado consumo, la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), y la Policía Fiscal y Aduanera activó un dispositivo especial para intensificar los controles a las afueras de estos centros de distribución, porque al parecer los vendedores informales de gasolina, popularmente conocidos como ‘pímpineros’, estarían adquiriendo el fluido en estos lugares para revenderlos en la vía pública.

“La Mecuc realizó una reunión con los integrantes de este gremio y vamos a empezar a pasar revista de manera aleatoria para revisar el tema de seguridad de las estaciones de servicio. Esto es un trabajo de registro de control, así como también de verificación sobre los carros, porque acá es como sabemos qué está pasando”, aseveró el coronel Carlos Eduardo Girón, comandante de la Polfa en Norte de Santander.

FUENTE EL TIEMPO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here