Compartir

Un video, que habría sido grabado en el despacho del alcalde Rodolfo Hernández y que en las últimas horas se ha filtrado en las redes sociales, ha suscitado polémica en el centro político local.

Mientras que los responsables de la publicación afirman que el video prueba un supuesto direccionamiento de contratos por parte del mandatario y el jefe de gabinete de la Alcaldía, Manolo Azuero, la administración municipal desestima la denuncia y asegura que la información está descontextualizada y fue extraída de manera ilegal.

El video de la discordia

En el video que circula por las redes sociales se observa al alcalde, Rodolfo Hernández, y a Manolo Azuero conversando con unos particulares sobre los requisitos para un contrato.

Según los presentadores de “El Denunciante”, la reunión es evidencia de direccionamiento de contratos por parte de Manolo Azuero.

“La idea de las propuestas deben ser individuales. De personas naturales para poderlas contratar directamente, como prestación de servicios, -porque si es persona jurídica duramos cinco años-, (interviene Rodolfo). Entonces es un proceso que llega otro y se lo gana el que no tiene la experiencia”, se oye a Manolo Azuero en la grabación.

Alcaldía se defiende

Aunque confirmó la autenticidad del video, Manolo Azuero, jefe de gabinete de la Alcaldía, negó que dicha reunión tuviera como fin algún direccionamiento de contratos.

Según Azuero, la conversación transcurrió alrededor de las posibles contrataciones directas, (contratos de prestación de servicios) para remodelar la Casa Galán. Contratos que al final nunca se celebraron por falta de recursos.

“La contratación directa de prestación de servicios por parte de personas naturales, que es a la que hago mención en la conversación, es una figura absolutamente normal, frecuente, legítima, transparente, prevista en la Ley y son intuitu personae, pues valoran la trayectoria, la experiencia y la capacidad de las personas individualmente. En ese caso estábamos conversando con posibles asesores expertos para el proceso de restauración de la Casa Galán que finalmente nunca fueron contratados por la administración municipal, porque posteriormente se consideró factible técnicamente y financieramente estructurar el proyecto desde la Secretaría de Infraestructura, con el equipo de trabajo actual”, explicó Manolo Azuero.

Así mismo, Azuero Figueroa afirmó que el video fue descontextualizado ya que no fue publicado en su totalidad.

Información extraída

Aunque oficialmente la administración municipal afirma que “los contenidos de cámaras de seguridad o vigilancia instaladas por el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, en su despacho, fueron extraídos en fecha indeterminada”, fuentes al interior de la Alcaldía señalan que la tarjeta de memoria se habría extraviado justo después de la interinidad de la administración de Germán Torres.

“El video que rodó ayer en redes muestra el despacho antes de ser remodelado, por eso la cámara está ubicada sobre una mesa. El Alcalde con su dinero remodeló el despacho y la tarjeta de memoria se instaló en las muevas cámaras que ahora van en el techo, dicha remodelación se realizó justo antes de la llegada de Germán Torres Prieto. Y ahora salen a la luz pública estas grabaciones”, advierte la fuente.

“Yo desconecté las cámaras”

Por su parte, el exalcalde designado, Germán Torres, admitió que sí mandó a desconectar las cámaras de seguridad, pero negó haberse quedado con el contenido de las mismas.

“Apenas llegué a la administración mandé a desconectar las cámaras de seguridad que había en el despacho. Nunca entendí por qué nos tenían que grabar y peor nadie nunca nos dijo esa señal para dónde iba, es decir, no se sabía quién lo vigilaba a uno. Mandé a desconectar las cámaras y al día siguiente el señor Alcalde llamó diciendo que las cámaras eran propiedad de él y se le devolvieron. Todo se le devolvió a él, yo no me quedé con ningún material porque como le digo, nunca supimos a dónde iba la señal”, explicó Germán Torres.

Desde la administración municipal informaron que interpondrán una denuncia penal por la extracción irregular de la información.

Fuente: Vanguardia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here