El fiscal de Cambio Radical, ahora por la cabeza de Armando Benedetti

Armando Benedetti ha estado durante toda su vida política involucrado en muchos de los asuntos más importantes del país, desde la Seguridad Democrática en su momento hasta ser un alfil incansable de la paz ahora, pero siempre con posturas firmes y tal vez, en ocasiones contradictorias. Ha apoyado polémicas reformas políticas y económicas, y siempre sin ocultarse, es tal vez por esto que gran parte de la opinión pública lo rechaza y está en todo su derecho, así funciona la democracia.

Lo triste y que nadie debería apoyar, es que un organismo como la Fiscalía General de la Nación, hoy públicamente en manos de un partido político que busca el poder a como dé lugar, inicie una persecución contra él acusándolo de delitos que a todas luces el país sabe que no cometió; como por ejemplo: Los del escándalo de Odebretch, máxime cuando quienes verdaderamente contrataron las millonarias obras con la corrupta multinacional, hacen parte del partido que hoy maneja el ente investigador y acusador.

Benedetti ha sido rival político de Germán Vargas Lleras durante más de una década, y para nadie es un secreto que su intención es acabarlo, pues hace ya unos meses el mismo Fiscal General Néstor Humberto Martínez lideró una investigación con testigos falsos en su contra que se cayó por la falta absoluta de pruebas.

La persecución que hoy vive el senador Benedetti es algo preocupante para la democracia y para el país, pues así ideológica o éticamente no coincidamos con una persona, no podemos apoyar que sea juzgada y condenada por delitos que jamás ha cometido.