Horror en Bucaramanga: Hombre asesina a su madre de 32 puñaladas, ya había habido alertas

En un acto de violencia espeluznante que ha dejado a la comunidad de Bucaramanga conmocionada, un hombre de 28 años, identificado como Pablo Julián Lozano Pinto, es acusado de haber asesinado a su madre, Lucía Juliana Pinto, de 47 años, apuñalándola brutalmente en 32 ocasiones con un arma cortopunzante. Los hechos ocurrieron el pasado 21 de septiembre en el barrio La Concordia de la ciudad.

Este horrendo crimen ha revelado una historia de abuso y adicción que atormentaba a la familia. Según se conoció durante la audiencia, Lucía había luchado durante años contra la adicción de su hijo y había sido víctima de agresiones físicas y verbales previas por parte de él.

Vecinos y familiares han señalado que, incluso antes de este trágico episodio, la vida de Lucía había estado en peligro. Hace dos meses, durante un conflicto con la pareja del agresor, Lucía fue amenazada de muerte por su propio hijo cuando vivía en Medellín. Los desacuerdos entre madre e hijo se debían al deseo de Lucía de que su hijo superara su adicción y se rehabilitara.

El agresor, culpaba constantemente a su madre de ser la causa de sus problemas personales y su orientación sexual.

La fiscal en la audiencia describió la relación como misógina y llena de discriminación, donde Pablo no reconocía a su madre como mujer ni como su progenitora.

“Se encontraba sola, y llegó su hijo, se presentó una discusión, comenzó con palabras soeces y discriminantes, como perra, y otras, le causó mayor sufrimiento al propinarle 32 heridas, 3 puñaladas en diferentes partes de su cuerpo con arma blanca, tipo cuchillo.

Hubo ciclos de violencia verbal y física desde hace varios años, le atribuía a ella sus problemas personales por su orientación sexual, y ofrecerle ayuda para salir de las drogas al punto de agredirla con patadas, con puños, con insultos constantes, amenazándola con matarla y esterilizando con su deseo de desaparecerla de su vida”, explicó la fiscal.

Los vecinos que presenciaron el horror del asesinato describieron un momento traumático. “Oí gritos, insultos, eso fue rápido, cuestión de segundos, la señora pidió ayuda”, comentó uno de ellos.

Pablo Julián Lozano Pinto enfrenta cargos de feminicidio agravado, y aunque en la audiencia no aceptó los cargos, manifestó que guardaría silencio.

Este espeluznante asesinato ha conmovido profundamente a la comunidad y ha resaltado la urgente necesidad de abordar la violencia de género y la violencia intrafamiliar en la sociedad.