(Columna de Opinión Ciudadana)

La técnica más utilizada en época electoral por los políticos que aspiran conseguir votos y de esa manera, quedarse para liderar las arcas fiscales de los municipios y departamentos, se centra únicamente a las falsas promesas de campaña. Ofrecimientos engañosos como táctica para embelesar a la ciudadanía en orden de obtener un beneficio. Esta ecuación que debería tratarse de la relación directa y de mutuo beneficio entre político – votante, se ha desdibujado para convertirse en una práctica corrupta y recurrente. Lo siguiente será únicamente una muestra en el infinito universo de la política viciada en el fracasado sistema político y electoral en Colombia.

Juan Carlos Cárdenas, actual alcalde de Bucaramanga, utilizó como promesa de campaña poner fin al flagelo del desabastecimiento de agua potable en algunos sectores de la ciudad, lo que ya representaba para la población una necesidad básica insatisfecha y además una deuda histórica que el Distrito tenía con su comunidad. Cárdenas supo cómo proyectar su falsa promesa y mostrarse como la solución a todos los problemas de los Bumangueses.

Pero casi un año después de haber sido elegido como primer mandatario local, no se nos hace raro que su gestión haya sido paupérrima e intrascendental, y que todas las propuestas basadas en su “intención” de proporcionar toda la estructura logística especial para la distribución del líquido vital se haya quedado únicamente sobre el papel en el documento de su plan de gobierno.

Como si lo anterior no representara ya, por sí mismo, el colmo de la desfachatez, desde la administración de Cárdenas, se puso en marcha una iniciativa fraudulenta, que además de costarle 200 millones de pesos al distrito, dinero que pagan los contribuyentes Bumangueses por sus impuestos, el “supuesto informe” presentaba cualquier tipo de errores e inconsistencias que dejaban mucho que desear sobre la argumentación de sus “conceptos técnicos”.

Para ejemplificar algunos de los desaciertos del documento nos remitimos al dato específico encontrado en la página 19, el cual manifiesta que el río Suratá tiene un caudal promedio de 9,6 litros por segundo. Por lo tanto, destaca su importante preocupación de que el proyecto tendrá un impacto masivo en el flujo del río, con su consumo de agua subterránea de 179,6 litros por segundo durante la construcción y 142,5 litros por segundo cuando esté en pleno funcionamiento.

Sin embargo, ni el flujo de agua a la mina del proyecto viene del río Suratá ni el flujo de agua real de este río (según el informe de gestión del Acueducto 2018) es de 9,6 litros sino de 8.695 litros por segundo. Por lo tanto, el informe tergiversa la realidad del impacto de Minesa en el flujo de agua del río Suratá en un factor de casi mil veces superior.

Al parecer, Juan Carlos Cárdenas y su administración estarían intentando truncar el proceso de intervención minera aduciendo un supuesto daño de grandes proporciones, tanto ambientales como operacionales en su proyecto de instauración de acueducto y posterior distribución de agua potable en el municipio.

Sin embargo, lo anterior no representa sino un despropósito de grandes magnitudes puesto que la empresa minera afectada, MINESA, no ha podido empezar sus operaciones mercantiles, lo que le ha representado retrasos en sus obras y pérdidas millonarias. No solo Cárdenas se encarga de entorpecer el desarrollo económico de algunos gremios como el minero-energético, sino que tampoco cumple con su deber como servidor público que se reduce enfáticamente en subsanar las necesidades de la población.

La ineficiencia e inoperancia de la administración de Juan Carlos Cárdenas ha demostrado sobrepasar las barreras de la lógica y la legalidad, y ahora busca valerse de cualquier tipo de artimañas en orden de evadir su responsabilidad natural y contractual con los Bumangueses, buscando culpables y tildando de incompetentes a otros actores, cuando el único culpable e incompetente ostenta el cargo de alcalde de Bucaramanga.

Anonimo.

(Imagen suministrada por el Tiempo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here