Menor mordida por un pitbull en Girón se recupera en su casa

Lo que era un juego de niñas que viven en el mismo barrio, terminó en un drama para una familia del sector de La Isla en Girón.

Las menores se encontraban en una casa jugando en una habitación. Pese a que la puerta estaba cerrada, un perro de raza pitbull ingresó al cuarto y atacó a una de ellas.

Según el relato de la madre de la menor herida, le permitía ir donde su vecina para que pasara un rato con la ‘amiguita’, pero siempre con el temor de la presencia del can.

“Eso fue el domingo y no sé porqué tenía una corazonada que algo iba a pasar. Esos perros son muy bravos y yo la dejé ir porque iban a estar encerradas”, expresó la progenitora.

Además recordó que al escuchar los ruidos en la casa vecina, ingresó a la habitación y vio como el perro tenía en el hocico, un brazo de su hija.

Entre tres hombres intentaron quitárselo, pero fue casi imposible.

“Allí llegó el suegro de mi vecina, uno de sus sobrinos y otro vecino. El sobrino le saltó encima al perro y le abrió la mandíbula para que soltara a mi hija”.

De inmediato la menor fue remitida al Hospital Universitario de Santander, HUS, donde se confirmó que tenía heridas por mordeduras en la cabeza, un brazo, una pierna y la oreja derecha que se la destrozó.

Luego de permanecer varios días hospitalizada y practicarle cirugías reconstructivas ya regresó a su hogar.

Los dueños del can se llevaron el perro a una finca, pero aseguró la mamá de la pequeña que sus vecinos han estado atentos a ayudarlos en los gastos médicos y de recuperación.

No obstante se encuentra desempleada y ha hecho un llamado a las personas que quieran colaborarle para que se comuniquen a la línea celular: 318 290 57 63.