Compartir

Ecopetrol informó mediante comunicado que en horas de la madrugada de este sábado, cerca de unas 100 personas se tomaron de manera violenta la planta de Gas Gibraltar, ubicada en zona rural del municipio de Toledo, Norte de Santander.

Comunican también que 14 trabajadores contratistas permanecen retenidos al interior de la planta, se encuentran incomunicados debido a que cortaron abruptamente las redes de comunicación.

Según Ecopetrol, desconocidos rompieron la malla externa de la instalación e ingresaron en forma abrupta poniendo en riesgo la vida de las personas y la operación e integridad de la planta.

“Esta acción violenta en una planta industrial de operaciones petroleras trasgrede normas de seguridad y pone en riesgo la integridad física de las personas en ella y sus alrededores, dado que se trata de un activo que requiere manejo especializado por parte de técnicos expertos”, dice el comunicado.

La planta de gas Gibraltar suministra de gas suministra el servicio de gas a cerca de 500 mil habitantes de Bucaramanga y otros municipios del Norte de Santander.

Un llamado a evacuar la planta de Ecopetrol en la que permanecen acuarteladas 100 personas hizo el Ingeniero Rafael Espinosa, vicepresidente de Desarrollo y Producción de la Regional Central de Ecopetrol. El funcionario de la petrolera alertó de los peligros de permanecer al interior de esas instalaciones sin los protocolos de seguridad necesarios.

“Esta instalación es de infraestructura operativa y hechos como este se hacen críticos no solo para quienes están dentro sino para quienes están alrededor. Cualquier manipulación, el hecho de usar celulares, el hecho de prender un cigarrillo, manipular una válvula puede generar un riesgo”, advirtió el ingeniero.

Espinosa reiteró que hay 14 contratistas que permanecen dentro de la planta de Ecopetrol y que las comunicaciones como teléfonos y conexiones a Internet fueron desactivados.

Antecedentes

En julio del año 2016 la planta de gas tuvo que suspender operaciones durante más de un mes debido a la toma que hicieron indígenas u’wa y motilón-barí, en las instalaciones como protesta para reclamar como suyo el lugar donde está la planta de gas de Gibraltar.

En marzo del 2017 Ecopetrol anunció situación de alerta por atentados contra la infraestructura del Oleoducto Caño Limón-Coveñas que estuvo en reparación por 35 días. Ante la situación, la empresa anunció un posible tope de capacidad de almacenamiento del condensado, lo que ocasionaría una suspensión de gas para Bucaramanga y su área metropolitana.

Fuente: Vanguardia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here