Jorge Contreras, director regional del Impec en Santander, informó que Iván Moreno fue trasladado al eje sur de la cárcel La Picota de Bogotá, el pasado 30 de julio.

Al parecer, el detonante del traslado fue el hallazgo de elementos de ‘lujo’ no autorizados para su celda, que fueron hallados el 7 de mayo y 4 de julio, pasados, entre los que estaban:  una máquina masajeadora, una elíptica, una nevera, licuadora, horno microondas, un Ipad, un comedor, un computador, una hielera con juego de copas. Además se le otorgaron permisos para salir, presuntamente de manera irregular, a realizar diligencias personales.

Un documento que circula en redes sociales, especifica los cerca de 40 elementos que fueron sacado de su celda y entregados a sus familiares.

Entre otros ‘favoritismos’, a Iván Moreno, exalcalde de Bucaramanga y condenado por el ‘carrusel de contratación’ de Bogotá, le eran concedidos permisos que no deberían ser autorizados para un reo que tiene en su historial judicial delitos como el concierto para delinquir.

Una de esas salidas ocurrió el 26 de junio pasado se le permitió a Moreno Rojas salir de la Cárcel de San Gil, para acudir a una cita odontológica de urgencia; debido a “dolor y fractura del diente #36”; sin embargo, dicha cita se llevó a cabo en Bucaramanga, como quedó evidenciado en un informe entregado al Inpec por uno de los funcionarios encargados de vigilancia, en el cual se anexa la autorización de la cita odontológica.

Dentro del consultorio al que acudió, Moreno se reunió con el hoy candidato a la Gobernación de Santander Mauricio Aguilar; sin embargo, fuentes al interior de la campaña de Aguilar desestimaron la información publicada, afirmando que hay incongruencias, pues la fecha y radicado del informe del Inpec no coinciden con la supuesta cita odontológica.

“El informe es del 27 de junio y la cita fue el 26 de junio”. Así mismo las fuentes cuestionaron que para la fecha, Mauricio Aguilar aún no era candidato a la Gobernación de Santander.

Entre otros favoritismos con Moreno por parte del centro carcelario en San Gil, se conoció que también recibió permisos de 72 horas para salir del reclusorio: el 23 de junio salió a Bogotá y regresó al día siguiente.

Todo esto fue el detonante para que se realizara dicho traslado a La Picota. Según Contreras, “en una de las visitas verificamos que fue autorizado permiso excepcional por parte de la dirección del establecimiento, la Dirección Regional y General no tuvieron conocimiento de esta situación, por lo tanto actualmente la dirección general está adelantando una investigación disciplinaria.

Con información de: Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here