La Secretaría de Salud departamental ordenó el sellamiento del restaurante y el decomiso de la carne

La polémica se desató por unas imágenes que compartieron usuarios en redes sociales donde denunciaban que un restaurante chino en la ciudad estaría vendiendo carne de perro.

Ante esta denuncia, la Secretaría de Salud departamental
ordenó a los técnicos de salud ambiental a realizar la inspección del
establecimiento, en la que no se pudo comprobar la procedencia de la carne.

“Le preguntamos al propietario del establecimiento sobre el
origen de la carne y le pedimos que nos evidenciara la parte documental,
facturas de venta de dónde traía la carne. El señor no pudo comprobar dónde
compraba la carne, aunque dijo que la adquiría en lugares autorizados”

Por esto, se procedió a decomisar las carnes que se
encontraron en el lugar y el sellamiento del establecimiento.

Según la Secretaria de Salud, María Eugenia Triana, aún no
se puede corroborar que el alimento corresponda a carne de perro, por lo cual
se enviaron a exámenes de laboratorio para identificar el ADN y evidenciar a
qué animal corresponde.

De igual forma, Triana aseguró que dentro de la inspección
no se encontró residuos o partes que puedan evidenciar la utilización de un
canino para la preparación de este tipo de alimentos.

De confirmarse que la procedencia de la carne no sea de tipo
canino y si se vuelve a abrir el restaurante, tendrá que terne una vigilancia y
control respectivo por parte de las autoridades ambientales, finalizó la
Secretaria de Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here