Semestre de pesadilla para Wilson Morelo

A Wilson Morelo los hinchas de Santa Fe lo querían ver el pasado domingo de rodillas, con los brazos en alto, celebrando un gol como es su costumbre. Pero en cambio, lo vieron aburrido, desplomado en el banco, quejándose por un pisotón que lo sacó del partido contra Pasto. Otra vez está lesionado, como se la ha pasado este semestre. Y ahora, su ausencia será por dos meses.

“¡Me rompí el dedo!”, se quejó esa noche Morelo en la cancha, mientras lo atendía el médico del equipo, Rafael Montaña. El dolor lo invadió tan rápido como su decepción. Ese día regresaba después de una lesión de casi mes y medio. Se le había visto con la voracidad de siempre, como si quisiera volver al gol cuanto antes. Pero como pasa con los goleadores, recibió una marca asfixiante. Solo estuvo 39 minutos en la cancha. Entonces pasó lo que pasó: “Fractura de la falange proximal del quinto dedo del pie derecho”: un diagnóstico médico fatal, aunque no tanto como la incapacidad: 10 semanas, dos meses. Se podría perder el resto de esta Liga. Su semestre ha sido traumático: ya van cuatro lesiones. Primero, arrancando el semestre, tuvo un trauma en una costilla que lo sacó del primer partido contra Nacional, el que era su reestreno en el club, al que volvió como el rótulo del goleador que es. Tres partidos después, contra Huila, sufrió una contusión ósea en el talón del pie izquierdo. Luego, comenzando agosto, se resintió de ese golpe. Entonces decidió parar para recuperarse bien. Y así fue.

Santa Fe goza del liderato. Tiene 31 puntos y está prácticamente clasificado a cuartos. Pero tiene un problema que no ha podido solucionar: no tiene gol. No tiene goleador. O lo tiene, pero ausente. Basta con mirar la tabla de anotadores de la Liga: Morelo, con solo 4 partidos jugados, con solo 318 minutos en cancha, es el mejor anotador del equipo, con cuatro goles. Por eso las alarmas.

“Hay que ponerse en el lugar de él. Lamentablemente está triste, pero bueno, es algo que le toca vivir y que va a superar, porque tenemos la esperanza de que podamos contar con él antes de finalizar el torneo”, dijo el DT Gregorio Pérez.

Las lesiones han agobiado al equipo. Ahora le tocó a Juan Roa, quien estará un mes afuera. A Gregorio le ha tocado armar su nómina de lesión en lesión. Y le tocará afrontar el resto del campeonato, comenzando hoy en la visita a Bucaramanga, otra vez sin Morelo. El delantero volvió para ser el goleador, pero ha tenido un semestre de pesadilla.

 EL TIEMPO