páramo almorzadero

El Tribunal Superior de Bucaramanga consideró que hubo falta de participación ciudadana.

“La delimitación del Páramo del Almorzadero se hizo bien y fue en un nivel más que en el resto de páramos”, señaló el 25 de enero de 2018 el entonces ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo Urrutia, cinco días después de firmarse el acto administrativo que adoptó dicha línea de protección.

Sin embargo, un reciente fallo del Tribunal Superior de Bucaramanga tumbó la delimitación porque no contó con la participación debida de la comunidad. En dicha declaración, Murillo Urrutia también señaló que en el proceso de delimitación se incluyeron los resultados de los diálogos con la comunidad. “Todas esas recomendaciones se incorporaron, pero las que no se pudieron incluir por límites jurídicos, las enviamos al Congreso para que entren en la Ley de Páramos”.

El fallo de segunda instancia del Tribunal señala que “deja sin efecto la resolución 152 de 2018 por medio de la cual se delimitó el páramo del Almorzadero como quiera que se expidió sin la participación de la accionante Asomuarce y de las mujeres que la conforman”.

Ahora, el Ministerio del Ambiente, las gobernaciones de los Santanderes y las alcaldías de 17 municipios tendrán que efectuar un nuevo proceso incluyente, en el que se tenga en cuenta la voz de las mujeres de la región, en un plazo de 12 meses.

Integrantes de la Asociación de Mujeres Campesinas y Artesanas del Cerrito interpuso acciones de tutela ante el juzgado promiscuo del circuito de Málaga y el juzgado tercero de ejecución de penas y medidas de seguridad de Bucaramanga reclamando su derecho a la participación. Luego, los fallos pasaron a revisión del Tribunal Administrativo de Santander que acumuló los procesos.

El páramo del Almorzadero está ubicado en jurisdicción de municipios santandereanos como Carcasí, Cerrito, Concepción, Enciso, Guaca, Macaravita, Málaga, Guaca, San Andrés, Santa Bárbara y Tona. En Norte de Santander, el ecosistema se localiza en las poblaciones de Labateca, Chitagá y Silos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here