Una vez más los más poderosos en contra de miles de médicos cirujanos del país

Una vez más el senador de la república Jorge Iván Ospina vuelve a estar en el ojo del huracán, tras manifestar nuevamente su intención de revivir el proyecto hundido en el año 2014, que buscaba burocratizar y limitar el ejercicio de las cirugías plásticas en el país a unos cuantos profesionales, con el claro fin de beneficiar a un sector especifico del gremio, y desaparecer al otro.

Múltiples denuncias con pruebas incluidas han sido puestas en la Fiscalía General de la Nación, y según las cuales en dicho prevaricato estarían implicados también algunos otros políticos, entre ellos el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno. Lo que se conoce hasta ahora según versiones de algunos implicados en el tema, es que el congresista Ospina habría recibido sobornos por parte de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y repartido entre otros corruptos colaboradores en el tema.

Este discriminatorio proyecto se viene tratando en el país desde hace varios años, pues lo que buscan los cirujanos más poderosos del país a través de concejales, congresistas y demás políticos corruptos es evitar que personas que han hecho su carrera a pulso, sin apellidos ni roscas y que incluso han logrado abrir sus clínicas con esfuerzo real, pierdan su derecho a ejercer sus carreras.